Etiquetas

, ,

Ava

“A la mañana siguiente de su llegada, Ava conoció a Man Ray, amigo personal de Lewin, que iba a hacer todas sus fotos de rodaje. | Lejos de América. Lejos de él. En España. En un país literalmente extranjero, donde ella, extranjera por vocación, se le escaparía siempre.|Hemingway terció. Fascinado por su trabajo en Forajidos, había dicho que sólo la Gardner podía interpretar a Cynthia Green; un personaje, por cierto, que no existía en el relato original, y que acabó «robándoles» la película a Gregory Peck y Susan Hayward. Hemingway tenía razón cuando dijo que lo mejor de la película eran «Ava y la hiena que aparecía al final»|Los americanos hacían cola para trabajar en España. Ésa era la realidad. Franco no liberó los capitales extranjeros, si no recuerdo mal, hasta principios de los sesenta. Así que venían y gastaban como locos.| Se podría hacer un mapa con los “santos lugares” de Ava y Luis Miguel en Madrid. La Cervecería Alemana y el Nacional serían su centro.|Le encantaban los españoles, dijo, porque tenían los mismos defectos que ella.|Tanta belleza junta… riendo… en aquel Madrid tan oscuro, tan de blanco y negro…

Tal día como hoy, de 1990, dejó una vida que disfrutó la gran Ava Gardner.  Marcos Ordoñez la recuperó en la fantástica novela: “Beberse la vida: Ava Gardner en España”.

Aquí una reseña del libro que he escrito en Interletraje, el blog de una amigas que se recomiendan libros unas a otras.