Etiquetas

Si era tan guapa, no podía ser tan buena actriz“. Del mismo modo que se tiende a decir de ella “Sí, era muy guapa ¡pero hay que ver! ¡bebía mucho!, follaba mucho, fumaba, acabó sola, destruida…” como si hubiera algo que no pudiéramos tolerar en Ava Gardner. Ese exceso continuo que fue su vida intentamos de alguna manera compensarlo un poco: no puede ser todo esto junto, tiene que pagar un precio por ello. 

Al rededor de los últimos tiempos de cualquiera, en la muerte, un cierto de grado de soledad suele estar, pero todo lo que ha habido antes(…). Todas las personas con las que yo hablé para escribir el libro la recuerdan como una mujer con una carcajada, con una risa de felicidad. Se habla poco de la felicidad. Y Ava Gardner fue una mujer muy feliz, también muy desgraciada, claro.

Son declaraciones de Marcos Ordoñez, autor de “Beberse la Vida. Ava Gardner en España” y de “Big Time: la gran vida de Perico Vidal”, recogidas en este reportaje.