La sinopsis oficial de Cloud Atlas describe la película como: Una exploración de cómo las acciones de vidas individuales impactan a otras en el pasado, el presente y el futuro, como una sola alma se forma de un asesino en un héroe, y un acto de bondad ondea a través de los siglos para inspirar una revolución.


 

 Ahí queda.

Tras unas Navidades en las que me he rendido al buen hacer de Ben Stiller en La vida secreta de Walter Mitty, el año lo empiezo aplaudiendo a ¡Tom Hanks!. Ninguno de los dos me gustaba. Y ambos me acaban de dar dos momentos, dos filmes que me dejan cual Caroline ante la pantalla.  Supongo que ambos están en ese momento en el que tras haber hecho tanto dinero como han querido con trabajos tan pseudocómicos como pseudofachas, ahora puenden hacer laboralmente lo que realmente quieren. Ambas tienen un argumento delirante de traca y sus actuaciones son excelentes. Y encima con mensaje. 

Todavía digiriendo El atlas de las nubes, empezamos el año. Empezamos 2014.

¿Qué tal vuestras sesiones de cine navideñas?