Luces Rojas plantea un tema atractivo: psíquicos y fraude, tomando como protagonistas a un equipo dedicado a desmontar tales montajes, desde un departamento de la Universidad de Física. Los actores hacen un buen trabajo y aprendes algunos “truquis” que puedes contar en una sobremesa, pero tiene un mal guión y el desenlace me resultó forzado.
Los fenómenos paranormales mantienen un histórico pulso con la ciencia que esta película pretende reflejar, aunque en mi opinión no sale airosa.  Aunque el director, Rodrigo Cortés. es español, le sospecho una cultura norteamericana más amplia. El concepto de “Psíquico” que engloba a todo tipo de percepción extrasensorial y actuación de mente sobre la materia es poco usado en España, creo que aquí los tenemos más clasificados en sus quehaceres a este tipo de personas, no contemplamos el global y menos el espectáculo añadido. La peli no tiene más alicientes que curiosear algunos trucos curiosos, ver algunas imágenes reales de archivo y un par de sustos bien colocados. Ah, y ver a Elizabeth Olsen, la hermana pequeña de las gemelas Olsen, que tiene una presencia y magnetismo distinto a sus hermanas y se ha colocado en la puerta de salida de “nuevas promesas” tras su aparición en este film.