Sevilla tiene un aire de ciudad con mar. Lo buscas en cuanto la tratas un rato y no está. La luz y su “taranná” lo traen no sé de donde.