Etiquetas

,


Pescado, verduras y arroz, dicho así no suena muy bien ¿verdad? A mi me suena a prescripción médica ¡ag!.  Pero la cocina japonesa sabe combinarlos en cada plato de una manera deliciosa. 
 
Mi afición a la comida japonesa es tardía pero llego para quedarse. Ir al japonés es un momento de placer, un capricho que procuro darme de manera más o menos habitual. Iría siempre. Además no es un capricho insano, disfrutar y cuidarse van de la mano en este caso. No en vano, la alimentación básica de Japón se compone de alimentos saludables, responsables de las bajas tasas de obesidad y otras patologías de sus habitantes. Las algas, el té verde, las verduras y derivados de la soja son fuente de antioxidantes, vitaminas y minerales. Recordemos que los japoneses forman parte de los grupos más longevos del mundo y mucho de eso se debe a su alimentación.
 
Restaurantes japoneses hay muchos, pero en este local situado en la Plaza Santo Domingo de Madrid preparan el mejor sushi y sashimi que he probado. La variedad de la carta es amplia, ya que va desde lo más tradicional a la cocina experimental y ofrece cocina internacional de tendencia asiática. El local, amplio, moderno y a su vez acogedor te asegura una experiencia especial.
 
Sushi Club es para mí el mejor japonés de Madrid, por ahora, porque estoy dispuesta a descubrir uno igual de bueno y más económico. Barato, no es, pero es perfecto para ocasiones especiales. Así que lo escogí para cumplir mis 33+1, entre sushis, makis, sashimis, wok de verduras y todo acompañado de un vino blanco del Penedès. A una le podrán pillar las fechas señaladas en una ciudad que no es la propia, y comiendo en extranjero, pero la terra és la terra
 
Sushi Club tiene restaurantes en varios países y en distintas ciudades españolas y a una mala, puedes hacer tu pedido online y te lo traen a domicilio ¡perdidición! 
 
Y vosotr@s ¿ habéis caído ya en la red nipona? 
¿Tenéis un japonés de referencia?
Soy toda oídos.


Imagen de: http://www.atrapalo.com