Etimología de la palabra «yoga»

La palabra española «yoga» proviene del sánscrito ioga, que a su vez procede del verbo iush (yuj en AITS): ‘colocar el yugo [a dos bueyes, para unirlos], concentrar la mente, absorberse en meditación, recordar, unir, conectar, otorgar, etc.’. El verbo iush es la misma raíz indoeuropea de los términos castellanos «yugo» y «conyugal».
_________________________________________________________________
He ido a mi primera clase de yoga sin saber apenas nada. Había visto lo mismo que todo el mundo, vamos, gente concentrada en posturas aparentemente relajantes y poco más. Pero la propuesta vino en el momento adecuado y para allá que me fui.

Veía en esas imágenes a personas adaptando una determinada postura para meditar, pero imaginaba esa meditación como la finalidad del yoga. Efectivamente, uno de los beneficios de la práctica del yoga  es facilitar una correcta postura para meditar, pero yo ando todavía muy lejos de algo así. 

Mi primera clase de Yoga fue una hora de estiramientos y posturas de equilibrio imposibles, lo que viene siendo un “gag”,para los que tenemos más cultura televisiva que humana, pero con mucha motivación para conseguir mantenerme algún día. Y no me fue tan mal, el cuerpo agradecido notaba cierta relajación, que no durante la clase, que con los ojos abiertos como platos para no perder la pista a la profesora, tiene su dificultad.

Lo que espero del yoga es prestar atención al propio cuerpo y salud, aunque sea unas horas a la semana. Y no es una mala elección, ya que investigándola a posteriori, descubro que esta técnica india de más de 2.000 años, tiene como función básica trabajar la mente y el cuerpo (puedes añadir “el espíritu” y las “emociones” según algunos diccionarios), conjuntamente, y desde la base corporal. La práctica de Yoga trabaja una unión ya existente. Los hindúes no creen que exista esa división, llamando a ese equívoco “La ilusión de la realidad”. Mi objetivo por ahora no es entenderlo, es no caer de bruces en las próximas clases y ganar en flexibilidad física y emocional.

Deseadme suerte.