Una buena película de Roman Polanski sobre las apariencias y los problemas para entenderse.  

“Carnage”, o “Un dios salvaje” para la cartelera española doblada, es más amena de lo que pueda parecer, entretenida y algo reflexiva. Con mucha ironía y humor, Polanski consigue que los personajes se vayan cayendo a piezas, hasta ver que piensa realmente cada uno, partiendo de un tema que puede parecer, y puede que hasta sea, una nimiedad.

Un encuentro entre vecinos, en un piso cualquiera de una ciudad cualquiera. Jodie Foster está espectacular.