Etiquetas




Enero
Me mudé a Madrid en cuanto se fueron los Reyes Magos. Trabajo nuevo, compañeros nuevos y mucho frío, pero una ciudad inmensa se veía desde mis nuevas ventanas. Visité las Meninas para confirmar que estaba en Madrid. Cumplí años.

Febrero
Visité la comisaría por robo, tuvieron el detalle de hacerlo el día después de mi cumpleaños. Visito Barcelona y el karaoke del Almodóbar. Celebraciones, conciertos y teatros en Madrid. Me llaman de comisaría, todo les parece muy extraño. A mi más que me vuelvan a llamar.

Marzo
Mucho viaje. Como muy bien en Asturias, repito Toledo varias veces, redescubro Soria y hasta voy al campo en Ciudad Real. Empiezan las nuevas amistades. Japón se remueve. Y también la gente.

Abril
Vacaciones en la Costa de la  Luz, me  encandilo de Biarritz  de día y de noche.

Mayo
Me mudo algo más al centro, donde la ciudad sí se está moviendo. Más hacía el centro también, 15M en pleno auge. Hablamos de Redes Sociales en Vigo. Regreso al campo y a la playa. También regreso a la comisaría por otros temas, a estas alturas, ya somos íntimos.
 
Junio
Observo  Mercurio y al Sol por un telescopio. Lo del Sol, me parece alucinante. Mis acompañantes  están más acostumbrados. Estoy en  el 1%  del territorio nacional que no tiene cobertura ni Coca-Cola.  Tengo visitas divertidas y muy queridas. Visito la comisaría por última  vez.
 
Julio
Seguimos hablando de Redes Sociales en Euskadi, al que he de volver más veces este año. El mes finaliza en Tenerife, el Teide echa humo, hay un niño muy cívico que quiere llamar a los bomberos.
 
Agosto
¡Por fin visito Estados Unidos!    Sabía yo que  iba a poner  los pies  en   California antes   que en NY. Hacemos más de 5.000 km de Parques Nacionales, Costa  Oeste y   ¡voy de boda en Las Vegas!   ¿Se puede pedir más?  Casi, y sin el casi, lloro  al pensar que he de volver 😉

Septiembre
Madrid está bonito. Reencuentros y muchos ánimos en el nuevo curso, parece un año nuevo. Una gran amiga nos deja.
 
Octubre
¡Festival de Sitges!    ¡Pilares! Buenos momentos y buenos amigos. 

Noviembre
Nadie debería perderse un paseo por el Hayedo de Olmedo en esta época del año. Los mejores colores del otoño. Disfruto de las nuevas amistades. Me compro unos patines que esperan su momento y a estas alturas me está surgiendo un espíritu campestre insospechado.
 
Diciembre
Un mes caótico pero lleno de nuevas ideas. Desde luego esta no ha sido ni la mejor Navidad  ni el mejor Fin de año que recuerdo,  un broche final de traca. Aún así, no  borra  un año que ha traído novedades profesionales y ha sido excelente y en el que debo agradecer todas las personas nuevas que han llegado a mi vida , todas las que siguen en ella y adoro  y lo vivido con las que se fueron y sigo recordando.