No todo está en google. Y no me refiero al final de Lost que bueno, no ha sido tan terrible cómo dicen, y a mi el episodio en si me gustó, pero que el final en si …digo yo que tendrían prisa o algo y hasta aquí puedo leer, por si algún ratón todavía no lo ha visto o por si está harto del tema de la semana. A mí me gusta Jack, que quieres que te diga, tan aparentemente standard, tan medio aturdido por todo pero siempre guardando las formas, la buena educación y un poco de raciocinio en cada bolsillo, que dicho sea de paso, le sirve de más bien poco, cómo la vida misma. Y por eso se lleva tan bien con Sayd, que se dejó el raciocinio en la guantera del coche.


Decía que no iba a hablar de Lost y es cierto. Estamos acostumbrados a buscar cualquier referencia en una web, todo parece estar en la red, al igual que lo que no salía en televisión nunca sucedía y sin embargo no es cierto. Determinadas pistas, sobre lo que es la isla, o nuestra isla no están en internet, un medio de comunicación pero no un fin, parece olvidarse. Hay cosas que no podemos experimentar por la red, enviamos abrazos, y en ocasiones compartimos impresiones, hechos y recuerdos. Nunca son el original, sobretodo los recuerdos, que reversionamos con el paso del tiempo, y cómo los archivos van perdiendo fiabilidad con la realización de copias. Abrí libros viejos, encontré notas y sonreí. Menudo coleccionable de impresiones. En todo caso, busqué en google respuestas a preguntas que no existen para la red y salí de la virtualidad, para experimentar la realidad fantástica a la que hoy se refería un buen amigo nada virtual en su estado de Facebook. Con esto dejo esta nota del blog por hoy, me levanto y planeo viajes, para que las personas que tengo a la distancia no sean un emoticono en mi ordenador. Aprovecho este espacio virtual para amenazar a Pri con una visita real. Apuro mi trabajo pendiente para tomar todos los cafés (o copas) pendientes. Para vivir cosas que luego anotaré, en algún lugar lejos de google y que, cuando crea que las he olvidado las encontraré casi en estado original.


Me voy a continuar, ya de paso, con una dieta que me esta trayendo más alegrías que disgustos. Añoro el azúcar, uy ¡mucho! … pero también estoy descubriendo que me gusta la cocina y a que a estas alturas de la vida todavía descubro sabores. Ya sabes, de esos que no están en google ¿te vienes?