L’ uomo che guardava le nuvole …

… dió un concierto de entera cara B el sábado en Madrid. Yo me quedé encantada de la vida, claro. No he escuchado más que un par de veces su nuevo Alas y Raíces y contaba con las entradas desde el inicio del verano. En cierta manera, o en ciertos momentos, lo tenía francamente olvidado. Así, llegado el día se agradeció su puntualidad que en cierta manera supongo que va asociada a su edad. Sí, han pasado los años, así que ir a escuchar y a ver emerger la voz que tenía atrapado en mi walkman a los nueve años tiene su gracia. No era mi primer concierto Ramazzotti – no es que no sea cool ahora, es que no lo he sido nunca, a mucha honra, oiga- le vi hace cómo 10 años. En ese primer concierto era pura energía, de hecho era hasta eléctrico, reía, hacía chistes, se tiraba por el suelo y se lo pasaba pipa. Algo exagerado para mí, pero mucho más simpático de lo que es ahora. No me meteré con su edad, y firmo por estar igual de bien cuando llegue … pero carcajadas cómo aquellas, no las vimos el sábado. Sí caras largas del público, en dos horas tocó quizás tres o cuatro de su nuevo disco, el resto…joyas, y joyas y más joyas que yo creo que no sonaron ni en las radios.
Y aunque la puesta en escena que le acompaña es bastante espectacular, prescindió de ella y de los músicos un buen rato y guitarra en mano juraría que improvisó alguna de las canciones. Cómo si buscara crear o cerrar un ambiente cómplice, que no acabó de darse. Y aunque yo lo disfruté un montón y era consciente de la rareza que estaba viendo no todo es bonito. Que va. Cómo si de una persona totalmente diferente al de entonces se tratase pudimos percibir un “quitad de ahí” feote feote a las coristas, un par de errores en las letras y un me piro papiro que ni un bis voy a hacer. Y, tuve que rendirme a la evidencia de que posiblemente el Eros majo se fue al pairo hace un tiempo, cuando a la salida coincidimos con una pareja muy majeta de Murcia, a la que el productor devolvía un objeto prácticamente de coleccionista: el primer single vinilo que sacó en español…un mini disco que contaba ya con unos 25 años y que él se negó a firmar (en camerino, sin nadie ni fan presente, de manos del productor). Es francamente inaccesible dijo, en un tono que sonó “a es un divo estúpido”.

Hoy toca en Barcelona, pero parece que se le ha roto el escenario y aplazan a mañana …ay ay ay ay…..