NINE

Genio cineasta pero mediocre persona y criseado basa su vida en mirar su ombligo y las mujeres lo adoran. Le persiguen, se anulan, le hacen la ola, le montan dramas y se entregan alternativamente. Criseado gana en intensidad, aunque se ahoga por la ansiedad, claro. Llama constantemente a su madre y sólo siente alivio al recordar su infancia. Menos mal que es Daniel Day Lewis quien lo interpreta, sino no habría tu tía. No hay historia ni guión en Nine. La cámara lo adora. No me extraña, es intenso, algo que su personaje sin él sospecho que no lo sería jamás.

Los musicales me gustan y en ese sentido está muy bien. La imagen es una chulada. Fergie, la cantante de Blake Eye Peas en la playa hace un número que da mil vueltas al resto y evoca a películas italianas que habrás visto. Está muy bien, cómo video clip. El que me ha robado el sentido del ritmo no se sabe por cuantos días, a traición, es el interpretado por Kate Hudson, cual periodista de Vogue, eléctrica … muy divertido. Y eso es todo. Sophia Loren no, no baila. En la entrevista de Vanity Fair debían querer caerle muy bien cuando le dicen “cantas tú, cantas muy bien” “bueno sí…aunque no soy Barbara Streisand”, ni que lo digas.

Menos mal que no le dieron el papel a Bardem, el del criseado con todas las mujeres con el corazón en la mano alrededor. Porque habríamos tenido doblete, Bardem repitiendo registro junto con Pe repitiendo registro …… y nominada al Oscar, sólo Oscar sabrá porqué.