Una adaptación de La ratita presumida hecha por niños de educacón infantil, ellos son los creadores de los dibujos y la animación. Se han cargado la moraleja, pero no me he podido resistir.