Las olas rompen.
Las olas traen.
Las olas nos gustan.
Las olas renacen y mueren continuamente.
Y nos parece bello.
Jugamos con las olas y con esa idea,
pero sólo con ellas.