Cómo siempre, todo depende del cristal con que se mire.