Etiquetas

La cocina de la ratonera. Esta mañana. Sin darnos cuenta de que la hora ha cambiado y teniendo el suficiente tiempo -mentira- para desperezarnos café en mano y hablar del tiempo (hoy llueve) y de Lluís Homar. Que si Lluís Homar sí, que si Lluís Homar no. Yo era la del sí, por aquello de desayunar con positivismo. Su sola presencia en Los abrazos rotos me era motivo suficiente para ir y descubrir ya que era, eso de un abrazo roto. “El es un grande “-decía con la autoridad que le da a uno ir en pijama- hace de malo como nadie. Algunas películas las salva el sólo. Por ejemplo en Los Borgia, que aunque Sergio Peris Mencheta estaba cómo muy bien escogido para encarnar a un joven y enérgico Cesar Borgia, lo único que la hacía ” veíble” era el Papa Borgia de Lluís Homar. O el inquietante Quimet de la Plaça del Diamant, o el cura de La buena educación. Vaya. Siempre malvado. Nos hemos reído. ¿Le habrán dado a este hombre algún papel de bueno? Vete a saber “si luego en su vida debe ser un buenazo”. Alguien nos había dicho, además, que la química entre él y Pe en la pantalla era así como nula. Y no sabía bien bien que esperar de Los abrazos rotos. He leído pestes.

Voy a intentar no contar la película claro. … mmm, ¡que difícil! Da tanto a comentar. Yo sí la recomiendo – pese a lo que dicen- y es muy cierto que es un drama abierto, sin complejos, no te deja dónde apoyarte. Muestra situaciones, relaciones, amores, celos, temperamentos, menos temperamentos y todo tipo de relaciones humanas. Un la vida misma, que tanto se esfuerza Almodóvar en contar y que tan lejos de la realidad le parece a la gente.

¿Cuáles son los abrazos rotos? ¿Los que se esperan y no se dan? ¿lo que sucede al empeñarse en abrazarse a alguien que nos quiere? ¿los vividos y que como tal han de ser pasado en breve? ¿los no permitidos? … en serio no lo sé, podrían ser legión.

Vista, oída, escuchada y sentida. Es una buena película. Y va a ser que no es Lluís Homar -para mí- “la actuación estrella”, y que no sé cómo lo han hecho para rejuvenecerle de ese modo, a todo esto, que al buen hombre se le ve la mar de estupendo. Tampoco es Penélope Cruz que está increíble en cámara. Es cierto que ha conseguido transformarla en una Audrey … en una Audrey con mucho mucho de su uno de sus grandes personajes: Holly Golightly … Pero sin dudas y con nota la que se sale es Blanca Portillo que da vida a Judith. Tremendo personaje real, y tremenda tensión.

La música y los espacios son casi personajes en si mismos aquí. Viajamos a Lanzarote.
Si pudiéramos vivir alejados del mundo, ese sería el lugar. Que ganas de volver. “Es como irte a Marte, pero con playa” eso es lo que pensé, con menos de la mitad de la edad que tengo ahora. Será por eso, que en un momento dado Almodóvar envía a sus protagonistas a Marte. Un lugar diferente. Alejado del mundo. Cómo si hiciera falta esconderse para ser feliz. ¿Acaso esa es la idea? … no…. sin embargo escoge este espacio, tan peculiar … en un momento equix que no puedo contar, pero que si la has visto ya conocerás.

¿Es otra vida? ¿es otro planeta? …no, es Pedro Almodóvar