Revolutionary Road, la inquietud y otras cosas imprevistas
No pensaba verla el fin de semana pasado, pero acabé en ella. “Es sobre la crisis de los 30” me dijeron “no es muy buena, aunque ellos están geniales”, por otro lado, el hecho de que fuera firmada por Sam Mendes ( American Beauty, 1999) me arrastraba de cabeza, pese a Di Caprio, nombre que no volveré a utilizar en vano. Revolutionary Road trastea – bastante en profundidad- tras una pareja joven norteamericana que parece tocada por un ángel. Esas perfecciones que ocultan grandes sombras y que sabe retratar tan crudamente y sutilmente bien. O no tan sutilmente. Una enorme cuestión sobre la mesa ¿Cuál es el problema? ¿Debemos seguir nuestros sueños y modo de vida deseado como fin? O más bien se trata de dar su justo y enorme valor a lo que tenemos? Estoy hablando de más. Véela y seguimos comentando. Quizás a ti, te plantee otras cuestiones.
Estas semanas he visto dos películas que lejos de darme la razón en las cosas – ya salir tan satisfactoriamente reafirmada del cine- me han planteado y servido en mesa más y más preguntas. Mi siguiente y no menor recomendación es La Ola, que de hecho merecerá otro post …