de amor, dinero y encuestas,

Hoy en La Vanguardia se podía leer lo siguiente: “Un 46% de los españoles considera que el actual modelo de financiación autonómica beneficia claramente a Cataluña (…). Por el contrario, el 72% de los catalanes opina que el sistema perjudica a su comunidad, y sólo un 10% cree que le favorece” Está bien, desconcía que tanta gente se mirara al dedillo el sistema financiero estatal. Y sobretodo que se hable a todo trapo de opiniones sobre hechos objetivables (que aquí, en la ratonera, la subjetividad de las cosas nos pirra, pero haberlos hailos). Básicamente porque ya se publicaron los números o cuentas al respecto. Quiero pensar que se daban los datos al hacer las preguntas y que ese 46% lo que quería decir es que el hecho de que se reciba menos de lo que se aporta al estado ( que no le sucede sólo a Cataluña sinó también a Madrid, Valencia y Baleares) “beneficia altamente a Cataluña”. El objeto de este comentario no es el debate de la financiación, sino cómo se es capaz informativamente de equiparar encuestas de opinión con datos. O se trata simplemente de hinchar ánimos. Una borrachera informativa es lo que tengo la sensación que existe entorno al tema de la financiación o que ya se sabe, que el que más grita es el que gana. ¿no?