En
El águila que se creía un pollo, Anthony de Mello relata la historia de un águila que se muere creyendo que era un pollo (podríamos decir, usando ese cuento como alegoría, que los pollos son humanoides –carecen de capacidad de vuelo y de perspectiva-, y las águilas son los humanos). El cuento nos relata la historia de un granjero que roba un huevo de un nido de águila en una de sus excursiones a la montaña y se lo lleva con él a su granja. Allí se lo da a una gallina para que lo empolle. El aguilucho cuando nace ve a la gallina y cree que es su madre. Se cría entre pollos y aprende a comportarse como tal (asume que comportamiento es igual a identidad, dicho en el lenguaje PNL). Pero un buen día –porque el alma siempre se concede la oportunidad de rectificar y regresar al hogar-, mira al cielo y ve planear un hermoso ejemplar de águila. Extasiada el alma, arrebatado el sentido por tata majestuosidad, le pregunta a uno de sus hermanos pollo: “¿Qué animal es ese?” “El ave entre las aves, el rey de los cielos: un águila”, responde éste.”¡Cómo me gustaría poder volar como lo hace ese pájaro!”, dijo el águila que se creía pollo. “Nosotros no podemos volar, no somos águilas, somos simples pollos”, le replicó éste ( el poder de las creencias de referencia externa es lo que determina que mucha gente crea que es humanoide. Que ni tan siguiera le entre la más mínima duda y decida probar por sí mismo, cuál es su verdadera realidad …). Ante dicha afirmación categórica, el águila que se creía pollo agachó la cabeza y, habiéndose creído que su comportamiento era su identidad, murió creyendo que era pollo.

Rosetta Forner
Visto en: El secreto esta en el genio. Rosetta Forner. Editado por RBA LIbros. Mayo 2008. (pp.73-74).

Adquirido en la Feria del Libro de Madrid. 😉

¿Sabéis de que peli es la imagen? ( sí, de antes de la caída del Muro).