Un poderoso ciclón ha dejado docenas de miles de muertos y más de un millón de damnificados en Myanmar—un desastre natural hecho mil veces peor por una cruel Junta militar que no hizo nada por advertir y evacuar a sus ciudadanos y ahora titubea. La actual falta de acceso al país y la imposibilidad de obtener visados de entrada para el personal humanitario sólo complica más una situación de por sí, MUY crítica. El ciclón ha afectado a practicamente la mitad de la población del país ( 24 millones de personas sobre un total de 50). Según las últimas informaciones de Naciones Unidas se cuentan, como mínimo, en 22.500 las personas muertas, 42.000 desaparecidas y cerca de 1 millón que han perdido su casa.



Mientras siguen las denuncias y la llamada de la comunidad internacional para que se pueda llegar con ayuda de emergencia a Nyanmar, algunas organizaciones sí están trabajando.

Cruz Roja está allí. Es una organización internacional que puede llegar a todos sitios, su neutralidad ( o pacto de silencio) según se mire, la hace accesible a todos los lugares ( o casi todos ellos). Nos gusta mucho que al tener sedes en todo el mundo, puede mover enseguida a su personal local. CRUZ ROJA ESPAÑOLA ha envíado dos delgadas a la zona afectada por el Nargis y alerta a todas sus unidades de emergencia.



Esta promesa de no decir lo que se vea le da esta facilidad es necesariamente útil en este caso-, otras organizaciones que sí realizan a su vez denúncia política, o pública ( parece ser un término más cómodo) y también están actuando ya en la zona, como Médicos sin Fronteras.

El primer cargo de MSF aterrizará mañana con 40 toneladas en Yangon.

isMac = (navigator.appVersion.indexOf(“Mac”)!=-1) ? true : false;