Ayer vi de nuevo a Ismael Serrano en el Auditori, hacía mucho tiempo. Y casi casi me había olvidado de lo mucho que me gusta. Y eso que en este blog ha sido casi casi una constante. Hace tiempo que estaba previsto y ya casi ni me acordaba de la fecha fue como casi sorpresa, y me dí cuenta como en la segunda canción. Yo no sé si os gusta Ismael Serrano ( o estáis en el 80% de la población que dice que es un coñazo), pero mira, hace 10 años del primer disco y desde entonces me ha acompañado en muchos lugares y situaciones y ayer estaba contenta…sobretodo porque fue un concierto de cara B…dónde pocas canciones eran las principales sino todas las joyitas escondidas. Y el nuevo disco, que reconozco que aún no tengo y que pensaba iba a aburrirme. Todo lo contario.

Incluso hubo momentazo gallina en piel, sobretodo cuando escuchamos A las madres de Mayo.

Para saber más
Creo que me habría pasado horas y horas en el Auditori.

Últimamente


Tierna y dulce historia de amor