La verdad, es que a mí me costó un poco ponerme con el tema de ser prudente con mi ecosistema. En una sociedad dónde es fácil ir al exceso y disfrutar en desmesura de los recursos no siempre fue fácil entrar en dinámicas de control del uso del agua, más uso de transporte público, y reciclaje de basuras. Hoy en día parece que lo que hace 20 años era un tema de cuatro hippies ha entrado a las agendas de acción locales e internacionales. Por supuesto que hay matices, quien se apunta al carro y quien bromea con el tema, pero es cierto que sin un entorno saludable no hay supervivencia. De la misma manera los ayuntamientos se pusieron las pilas y al menos aquí nos lo han puesto fácil. Bolsas de colores, contenedores diversos y organización total entorno al reciclaje de residuos. El tema es complejo y aquí cuenta desde el reciclaje en el hogar a los compromisos empresariales y políticos. Aunque, como siempre hemos tenido que topar con la evidencia de que había un problema. Empiezo a pensar que es un clásico de la especie, nos pensamos eternos. A todos los niveles, hasta que cometemos excesos físicos y enfermamos o excesos globales con el entorno y este también enferma.

Hoy Greenpeace ha presentado el libro Photoclima, dónde a través de fotomontajes muestra la transformación que sufrirá España si no se actúa contra el cambio climático.

Aquí puedes descargarte el libro en .pdf