NO al ESTADO DE EXCEPCIÓN EN PAKISTÁN

Mientras la vida sigue, y mientras asistimos al delirio absoluto y desparrame de energías y poderío de banderas y besos al Rey en Ceuta y Melilla ( y un discurso idéntico en uno y otro lugar….¿quién le hace los discursos al bueno de Juanca?) y por otro lado a otro desparrame de banderitas – cabe decir que la bandera Marroquí me parece muy bonita, una joyita estética- y reyes que se ofenden mucho mucho … y mientras escucho La Ventana y se está liando la de San Quintín, porque Esperanza Oña ( PP) insiste en que decir que los actores e inductores del 11-M “ no están en paraísos lejanos” pues no quiere decir que Aznar deje caer que fue ETA sino que sí son los del juzgado, se despepita, están muy alterados con su debate de sintaxis, ya que eso dice ella que pasa y los puntos y las comas de la frase…cuando parece que van a llamar a algún catedrático de Filología del lenguaje, Gemma Nierga intenta poner orden y Ignasi Guardans ( CIU) insiste en que se llama Ignasi y no Ignacio ( ya que a la de la sintaxis le ha dado un arrebato”. Y mientras algunos ratones cambiamos de ratonera y dejamos entrar al gato. El mundo sigue….de nuevo, se pide la atención en lugares dónde la libertad de expresión y el derecho a decidir de la sociedad sobre como organizarse entre en crisis, se prohíbe, se da golpetazo… la vida sigue, pero en el fondo todos estamos ligados por finísimos hilos…funcionamos en cadena…..por eso que una firma es más útil de lo que crees.

Lo habrás visto en la tele ( aunque es díficil, con tanta banderita), pero ¿Que está sucediendo realmente en Pakistán?

Tenemos que actuar rápido ante los abusos de poder del presidente Musharraf en Pakistán quien, el sábado pasado, declaró el estado de excepción, destituyendo a la Corte Suprema, encarcelando a sus opositores y cerrando los medios de comunicación. El General Musharraf justifica esos abusos en nombre de la lucha contra la improbable coalición entre islamistas y jueces independientes—pero es evidente que lo que realmente teme es perder el poder absoluto. Las elecciones están planeadas para enero del 2008 y debemos asegurar que sean limpias y justas—y que la oposición no se encuentre en la cárcel durante ellas. No podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras Musharraf encarcela a todos sus opositores y mantiene al país bajo toque de queda. Por eso, pedimos a la comunidad internacional—particularmente los gobiernos que ayudan económicamente al ejército pakistaní—que le dejen claro a Musharraf que suspenderán su ayuda si no se restaura la constitución. Haz clic para firmar la petición ahora mismo, y pasa la voz…