Respondo a la llamada de Nëo, que con razón, nos recuerda que la carrera armamentística mundial, ni para, ni tiene intención de hacerlo. Ojalá hablemos de ello en muchos blogs, dónde sea necesario, ojalá se hablara de ello dónde debe hablarse, dónde no le ponen freno.

En su blog, podréis leer sobre la “nueva bomba de vacío” que Rusia acaba de mostrar y probar ante la mirada impasible o impotente ( ¿realmente impotente?) de la sociedad internacional ( sí, existe, somos todos los presentes). Básicamente, en lo referente a la recién llegada “Se trata de un arma poderosa que es incluso superior en efectos devastadores a la bomba atómica, la diferencia entre ambas es que no emite contaminación radioactiva y por ello sus artífices se jactan indicando que no representa ningún peligro para el medio ambiente” (cínicos). El efecto causado es desolador algo parecido a la superficie lunar.

La carrera armamentística es una locura ¿de quien queremos defendernos? Las sociedades alimentadas por el miedo han entrado en un bucle, uno tiene, el otro más, es un bucle, que deería parar. Tenemos problemas más importantes en la base de todos los conflictos. La explotación y la pobreza es el principal detonador, pero no se dedica ese dinero a ello. En 2005 la venta mundial de armas ( la declarada, la oficial, esa es otra..) se estima que alcanzó los 1118 mil millones de dólares. Esto corresponde al 2.5% del PIB mundial, un promedio de 173$ per cápita. De hecho, los últimos datos indican que este gasto aumentó un 34% en diez años ( 1996-2005). El gobierno de EEUU – responsable de alrededor del 80 por ciento del incremento- es el principal actor en esta tendencia mundial actual, de hecho ellos solos representan hoy el 48% del total mundial. Van seguidos muy lejos por el Reino Unido, Francia, Japón y China.

Muy recomendable es el informe que elabora anualmente el SIPRI (Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz), y del que se edita un resumen en español.

En todo caso, no hay excusa. No se trabaja en serio en la base de los conflictos, se bombardea indiscriminadamente poblaciones civiles y los que hoy huyen de los conflictos -refugiados para los amigos- son 9 millones de personas.

La idea del desarme como herramienta y muestra de desarrollo ha perdido fuerza, en pro de la absurdidad de que llenarse de armas hasta los dientes es “preveer el conflicto” -¿acaso si tu vecino se arma no te vas a armar tú?, …es puro bucle. Peligrosísimo…

Si esto no te gusta no dejes de decirlo...

Continuará.