Con un canalla como yo y un pasaporte al Congo ¿quien no iría?…


…aunque se haya cargado La Belleza de Aute, y que la idea de ir a verlo me pareciera muy freeke, me he divertido mucho y he corroborado que sí, que Miguel Bosé existe y no era una alucinación infantil.