Días post-electorales, guiños, tirones de orejas, revanchismos infantiles y algunas ilusiones – menos mal – y titulares para todos los gustos…ayer leía: “Montilla dice que la abstención obedece a la satisfacción con los gobernantes” ¡Acabásemos….!, que dice Silvita. Y es que el papel lo aguanta todo ¿la ciudadanía también?…creo que no. En fin, ayer teníamos una prensa como poco entretenida, entre coaliciones llamadas xenófobas desde el mismo ABC ( a ver si aplicamos la política de la ley de partidos con el mismo rasero a todos, eh…) que tenemos algo más que unos aprendices de LePen haciendo caminito …; unos que se alejan de otros porque el dime con quien andas y te diré quien eres: ha tenido un alto coste para ERC, otros que andan confusos, con cara de tierra trágame y buscando el perdón de Papá pitufo porque en su día dijeron “ ea…si no me vas a votar a mí casi me da igual si vas a votar…absténganse ustedes” – es Saura un clarividente?- y dónde dije digo, digo diego o un “ es que era una broma…es que no iba en serio”.…en fin, y Gallardonadas varias o declaraciones de amor públicas como el triunfante de Madrid ofreciendo sus servicios por amor a “su Presidente” – ¿y nadie ha avisado a Isabel Gemio?- así espontáneamente…sin previa consulta interna a su partido. Que bonita es la espontaneidad….que tanto nos suena a la espontaneidad de Maragall. Ese que nos cae tan rebien, y así a lo tonto la va liando cacho…hasta que ayer teníamos de lectura obligada en prensa su “Adiós amigos” ( ah no, eso es un disco de los Ramones), teníamos su Carta a los amigos….en la que como quien no quiere la cosa anuncia su intención de crear un nuevo partido europeo. No entiendo nada. Aunque la gente le adora en la calle y los movimientos políticos siguen preguntándose que le daban para desayunar…

Entretenidos digo, aunque la vida a veces se pare segundos, para algunos.

¿Has pensado alguna vez que harías si supieras que tiempo limitado te queda por delante? Pensamos poco en eso. Sólo en algunas ocasiones, en que algo sucede muy cerca, porque por supuesto, son ese tipo de cosas que parece “que siempre le suceden a otro”…que ya me dirás tú. Cuando ese pensamiento aparece es curioso que las cosas ( o personas, o actitudes, o preocupaciones) que mas nos agobian o las que mas energías dedicamos son borradas del mapa a la velocidad de la luz. Y te das cuenta de otras ricuras indispensables. ¿Cómo sabes que tienes dos segundos y que harías con ellos si los tuvieras? Es todo un reto y seria saludable ser consciente de ello, porque en parte es así siempre, aunque olvidamos. Hasta cualquier aviso a navegantes que llega de cualquier manera, como un error de guión. No me refiero a abandonar los trabajos y irse al monte. Trabajar puede ser un placer y una buena honda.
Pero dime, ¿qué harías tú?

Isabel Coixet se lo preguntó en una de sus mas edulcoradas películas: Esta mañana me he pegado el lujo de repasarla unos minutos y obviar el pastel. Mi lista no se parece a la de Sarah Polley, aunque es sensata, la suya. Nos ha gustado el punto 6 😉