Había una vez un sapito que no estaba conforme con su ser sapito y que quería ser cocodrilo. Entonces fue al pantano a buscar al cocodrilo y le dijo: “Yo quiero ser cocodrilo”. El cocodrilo le contestó: “No puedes ser cocodrilo porque de por sí eres un sapito”. “Sí -dijo el sapito-, pero yo quiero ser cocodrilo. ¿Qué necesito hacer para ser cocodrilo?” El cocodrilo le dijo “No hay que hacer nada, uno nace cocodrilo y así es de por sí, un cocodrilo es un cocodrilo”. El sapito le dijo: “Pero yo no quiero ser sapito, yo quiero ser cocodrilo. ¿Usted sabe en dónde o con quién me puedo inconformar por ser sapito y que me dejen ser cocodrilo?” “No sé, tal vez el búho sepa”, respondió el cocodrilo. Y entonces el sapito fue a buscar al búho en el bosque. Ahí se encontró con otro sapito y le preguntó por el búho. “Ese sólo trabaja de noche -le respondió el otro sapito-, pero ten cuidado cuando hables con él porque el búho come sapitos”. Entonces el sapito esperó a que llegara la noche y mientras esperaba se hizo una su fortificación para protegerse de los ataques del búho. Puso una piedra encima de otra y así hasta que se hizo una pequeña cuevita y ahí se metió. Cuando llegó la noche también llegó el búho, y el sapito, desde dentro de su cueva le preguntó: “Señor búho, ¿usted sabe con quién o dónde me puedo inconformar por ser sapito y exigir que me dejen ser cocodrilo que es lo que yo quiero ser?”. “¿Quién me habla y de dónde?”, preguntó a su vez el búho. “Yo soy y aquí estoy”, respondió el sapito, y el búho se abalanzó para cogerlo con sus garras, pero como el sapito estaba dentro de la cueva, el búho sólo agarró una piedra y se la comió pensando que era un sapito lo que comía. Entonces el peso de la piedra hizo que el búho se cayera al suelo y que mucho le doliera la barriga. “Ay, ay -decía el búho-, ayúdame a sacarme esta piedra de la panza porque si no no puedo volar”. El sapito le dijo que le ayudaría sólo si le respondía su pregunta. “Ayúdame primero y luego te respondo”, le dijo el búho. “Naranjas -dijo el sapito-, primero dime, porque si te ayudo a sacar la piedra primero entonces me vas a comer y ya no me vas a responder”.

“Bueno -dijo el búho-, te voy a responder: con el que tienes que inconformarte es con el león, él es el rey y sabe por qué cada quién es cada cual. Ahora ayúdame a sacar la piedra”. “Never de limón la never -respondió el sapito-, porque si te saco la piedra te vas a seguir comiendo sapitos”. “Ahí está -dijo el búho-, de balde te quieres inconformar, todavía te preocupas de los sapitos y tú ni siquiera quieres ser sapito”. Pero el sapito no le hizo caso y se fue a buscar al león.

El león vivía en una cueva y el sapito pensó que no fuera a ser que el león comiera sapitos y tuvo una idea. Se mojó en un charquito y se revolcó en la tierra y así quedó disfrazado de piedrita. Cuando el león salió de su cueva, el sapito le dijo “Señor Rey León, vengo a inconformarme porque soy un sapito y yo quiero ser un cocodrilo”. “¿Quién me habla?”, preguntó el León. Y el sapito le respondió “Yo soy”. “Pero tú eres una piedrita, ¿qué es toda esa historia de sapitos y cocodrilos?”, le dijo el León. “Pues vengo a inconformarme porque uno no es lo que quiere ser sino lo que de por sí es”, dijo el sapito. “Así es de por sí -dijo el León-, uno es lo que es y no puede ser otra cosa. Lo único que se puede ser es ser bien lo que uno es”, dijo el León bostezando filosóficamente. En eso empezó a llover y el lodo que cubría al sapito se lavó y se vio claro que era un sapito y no una piedrita. El sapito no sabía si los leones comen sapitos y mejor se fue saltando de regreso a su charca.

Muy triste iba el sapito, brinca brincando, porque uno es lo que es y no puede ser otra cosa y porque lo único que puede ser es ser bien lo que uno es. Tristeando en eso que pensaba, llegó el sapito a su charca y rápido fue a buscar al cocodrilo. Cuando llegó al pantano no encontró al cocodrilo. Lo buscó por todos lados y no lo encontró. Le preguntó a los otros animales y éstos le respondieron “¿No sabías? Al cocodrilo lo encontró un cazador y ahora es un par de zapatos y una bolsa de piel de cocodrilo…” El sapito quedó pensando y, cuando todos pensaban que iba a decir que qué bueno que no era cocodrilo y qué bueno que era sapito, exclamó: “¡Eso es trascender el ser animal y no fregaderas!”. Y se puso a estudiar y a practicar para ser un buen cocodrilo. Parece que lo hizo bastante bien y logró engañar a un cazador.

Dicen que el sapito es ahora un monedero carísimo. “Es de piel de un cocodrilo muy especial”, dice la señorona que lo compró.
Moraleja: Del tamaño del sapo es la pedrada. Tan-tan.”

La Mariya se aburrió y se fue cuando el sapito apenas iba a ver al búho. La mar se ha quedado (no le queda otro remedio) hasta el final del cuento.

-Ya cálmate Esopo-, se burla.

Soy un incomprendido, no cabe duda.

No hace mucho recuperé “Desde las montañas del Sureste Mexicano” del Subcomandante Marcos. Pienses lo que pienses de él, escribe de manera mágica. Es una lectura muy, más, que recomendada.

ánimos revolucionarios ( individuales, locales, familiares, la que quieras…).