La semana pasada habría sido agotadora pero una ricura de semana si no fuera porque ayer domingo se clausuraba la semana con el triunfo de Sarkozy. Claro está que no era una sorpresa, y que con la noche anterior con mi gabacho –eiii…que no pasa nada, se permitió el lujo de pasarse meses llamándome charnega y partido de la risa cuando aprendió la palabra, menos mal que nos queremos-, en fin que ir viendo como Bossie entra en bucle y empieza a ser consciente (el alcohol además magnifica las cosas) y alerta a cada jarra de rebujito acabada de lo tremendo del tema…pues como que el domingo más o menos preparada estaba ( pese a lo pallá que me dejó la película del BAFF). Aunque la ilusión es lo último que se pierde (al menos yo). Esta claro que Ségolène no es para tirar cohetes…y que vamos a presenciar como se hunde el Partido Socialista Francés…cosa que tiene cierto interés. En fin. Cada cual tiene sus manías y hay a quien le gusta seguir la vida de las hormigas. Bueno, en todo caso alguna relectura harán de ello. Hace quizás un año, no lo sé, un sindicalista francés me contaba partido de la risa preguntándole por tan provinciano personaje que no era peligroso y que se reían mucho de él. Parece ser que tiene un Guiñol en la TV francesa – lo sentimos Gaspar, hasta él tenia guiñol – un muñeco del que sólo se veía de nariz para arriba e iba siguiendo nerviosamente a Chirac en plan pelota. Supongo que el amigo sindicalista ya no se ríe como ese día. Es lo que tienen los Sarkos…que siguen de manera casi parodiable a los que tienen poder, son ampliamente reconocibles y luego…pues ya le habrán hecho el Guiñol entero…aunque sea porque se ha subido al atril.

La verdad es que dice barbaridades ya siendo presidente, cosa que promete mucho en adelante, porque suele subir el nivel de barbaridades cuando los presidentes se convierten en expresidentes (¿existirá el “síndrome del expresidente”?)….como que quien es la DGT para decirle a uno que porque no puede conducir borracho (que dice Aznar), o hipotecar a los tuyos por una reforma estatutaria que defiendes a dientes y luego sueltas un “bah…es una piiiip piiip” al primer micro que te dan (que dice Maragall).

Sea como fuere, la campaña electoral municipal no empieza hasta el jueves (¿alguien se había dado cuenta de que NO había empezado?) y la Feria de Abril de este año – que no tenía intención de pisar pero he acabado en ella como la cabra al monte- ya hemos visto desfile. Estaban para muestra las fotos que Pocahontas aún no ha pasado para deleite de este blog, pero llegarán. No me gustan las sevillanas, ni el flamenco saturante, ni los topos, ni Olé-Olé…pero si la Carrá se atrevió a ponerse ese traje de faralaes sin hacer ni la primera, yo puedo hacer el mono todo lo que me de la gana.

Perdemos las formas….y Julián Muñoz se nos pone en huelga de hambre. Acabásemos…