“Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad”

Son palabras de Frida Kalho, sobre ella y su obra, o su obra y ella. La obra y el artista son muy difícilmente diferenciables en su caso, eso sucede, en casos de derroches de energía extraordinarios, en los que se crea por necesidad de comunicación y no por un plan artístico, y en los que un ego que llena las salas, por luz, hace el resto. Este año, por mi cumpleaños, han caído en mis manos un sin fin de regalos, la mayoría de ellos tienen todo un paradigma detrás, todos representan cosas muy diferentes entre sí, tenemos para charlar…

Un detalle maravilloso de ayer mismo, un libro: Frida Kahlo de Linde Salber.

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón nació en Coyoacán, al sur de Ciudad de México, en 1907. Frida decía haber nacido en 1910, año del inicio de la Revolución Mexicana, porque quería que su vida comenzara con el México moderno. Este detalle nos muestra su singular personalidad, caracterizada desde su infancia por un profundo sentido de la independencia y la rebelión contra los hábitos sociales y morales ordinarios, movida por la pasión y la sensualidad. Orgullosa de su mexicanidad y de su tradición cultural se enfrentó a la reinante americanización. Todo ello mezclado con un peculiar sentido del humor.A los 18 años un accidente de autobús la dejó con lesiones permanentes. El aburrimiento que le provocaba su postración la llevó a empezar a pintar. En 1926, pinta su primer autorretrato, el primero de una larga serie en la cual expresaría los eventos de su vida y sus reacciones emocionales ante los mismos. Se casó con Diego Rivera el 21 de agosto de 1929. El Elefante y la Paloma, su relación consistió en amor, aventuras con otras personas, vínculo creativo, odio y un divorcio en 1940 que solamente duró un año.

Frida pintó el diario de su vida. Desarrolló un lenguaje pictórico propio. Aun cuando muchos de sus trabajos contienen elementos fantásticos y surreales, no se deben de identificar como surrealistas, pues en ninguno de ellos se desprendió por completo de la realidad.

Puede gustarte o no su pintura, deliberadamente ingenua, llena de colores y de formas inspiradas en el folklore méxicano… Fue una personalidad intensa, o una persona que optó por vivir intensamente, donde esta el don y donde la actitud, sin uno no hay otro. Hay quien la ve una mujer fuerte, por su rebeldía, su superación de la enfermedad y la relación pasión/dragón Kan con su compañero (en este caso, la palabra marido, se queda corta, es inapropiada, etc.), hay quien la ve débil, frágil, torturada y enganchada emocionalmente a Diego Rivera. Y hay quien piensa en ella como una provocadora nata, por actitud, extravagancias, su militancia comunista, la brusquedad de algunos de sus cuadros, su vello facial, su manera de retomar el traje tradicional méxicano, su bisexualidad activa y su séquito amantes (viva Trosky), su portada en el Vogue de París…la anécdota que envuelve su incineración… su no integrismo, más que por ser.

La creciente reputación de Rivera en los Estados Unidos los llevó entre 1931 y 1934 a pasar la mayor parte del tiempo en Nueva York y Detroit. Con quien me regaló el libro vimos este verano una exposición fotgráfica sobre su vida en Cádiz. Ayer no nos acordamos de eso hasta unas copas de vino más tarde. Tonterías que una piensa mientras ve fotos de vidas ajenas, y imagina que es gratis, me pareció que la cara de felicidad de Frida es latente en Nueva York. Parecía en perspectiva unos años más felices que el resto. Los ojos, no sé. Intentó colorear apenas hasta el final… leeré el libro, tengo mucha curiosidad por saber si las fotos de NY en Cádiz me lo contaban.


Algunes imatges més?:

obras y fotos

Biografia de Frida Kahlo …le podría haber encantado: