Dilemas de año nuevo. Debe ser que ayer repitieron “Abre los ojos” de Alejandro Amenábar en BTV, y por algún misterio de la naturaleza me la zampé de un tirón. Con ese cuerpo y mente revuelto que se te queda después de despedir el año, y con un humor escurridizo por vacaiones mal aprovechadas, sobreesfuerzos y la amenaza de la vuelta laboral en horas. Pues como que esa película te deja más mal que bien. Eso sí, me resultó más fácil de seguir que diez años atrás…cómo más clara tú. Y me gustó, para que luego digan que segundas oportunidades nunca fueron buenas.

Quizás cierre.

Aunque pensándolo bien, hay algo que seguía igual, lo angustioso que se me hace el personaje de Najwa Nimri ( Núria, sin apellido, en la película). La verdad es que en mi vida me rodean algunas/algunos”Najwa- Abre los ojos” –entiéndase, extrapolando al personaje a más esferas-. Entiéndase también, que no pretendo identificarme con E.Noriega…que borda en la peli un papel de exquisito gilipollas. Todos de dimensiones tremendamente ….uuffffff.!!! Penélope Cruz sale muy guapa. Mañana me estiro el pelo pensaba yo, profundamente – cómo si se te pusiera la cara de ella al peinarse tal que así, jajaja!!!!-. Demasiado sueño y enfado con mi guionista hoy cómo para pensar más en ello – en la peli, no en la melena lisa maravillosa que luce “Pe”. Eso sí, reconocí mensaje positivo que no ví antaño en la peli que ,cual Tápies a la pintura, hizo entrar en duda de identidad al género … ¡pues no tenía un mal mensaje! El personaje puede cambiar el guión a su antojo…la lástima, es que no se da cuenta.