Catalunya será Juani o no será


Muchas cenas, muchas comidas, muchas desgracias en el mundo de nuevo, porque parece la Navidad no pasea su cara agradable por todos lados, y una sorpresa en la lotería de navidad ¡24 eurillos!, con eso no me jubilo, pero a Nadie le amarga un dulce. Atinando tiene razón, es agradable ver a los felices que les toca.

“Es que los jóvenes de hoy no ahorráis”. A la pregunta “Los jóvenes y no tan jóvenes tenemos serios problemas para acceder a la vivienda, ¿Qué se puede hacer?” el exPresident respondió “Estalviar, es que los jóvenes de hoy no ahorráis” y el bolígrafo dice que… “dice la verdad a medias”. El hombre que en mi infancia me hizo pensar que la Generalitat era él, llegó con diez minutos de antelación y ahí estábamos nosotros mirándole y mirándonos con sonrisa de dibujo animado y nuestras mejores caras de primera comunión. Es cierto que es un lujo poder conversar con una personalidad política de su nivel. Porque lo destila en palabras y gestos, y porque lo cortés no quita lo valiente y Jordi muestra mucho interés por quien tiene delante, y te pregunta él a ti todo lo imaginable (bueno a mí no, mi presentación fue breve y no me preguntó nada, mi personalidad ha entrado en crisis 😉 ). Es un liberal, pero un liberal educado (nada que ver con E.f.T. –jua jua- algo visceral, digamos). Así, se le ve dialogante y se lanza a explicar anécdotas – previa suspensión de grabadora – de esas, que a mí personalmente me chiflan. Cuesta un poco que responda a las preguntas, quiero pensar que por la edad y no por habilidad, porque nuestras preguntas tampoco fueron muy incisivas. Costó romper el hielo “¿Qué queréis saber?” “Laura que tiene un listado de preguntas” soltó nuestro gurú juvenil en cap. No se lo agradecí, es cierto que tenía una lista (¡¡!!) pero me sentí en plan “mari listilla, mari listilla, que hable mari listilla”. Es de fácil acceso y tiene talla de hombre de estado. Aunque estuviera entusiasmado explicándonos su reciente encuentro con Bigas Luna (al cual regaló un jamón) y con la película “Yo soy la Juani”. “Hay muchas Juanis. Son las Juanis las que aixecaràn –levantarán- este país. La Juani abre una peluquería, y su novio se dedica al tunning…¿Sabéis cuánto dinero mueve el tunning en este país?… bueno, pues la Juani, luego abrirá otra peluquería y otra, con el tiempo será la dueña de una cadena de peluquerías. ¿Cuál es el secreto? Las Juanis NO TIENEN MIEDO”En Catalunya tenemos muchas y yo estoy muy contento, entre los okupas y ellas, yo me quedo con ellas”. El hombre tiene inquietud por saber que pasa en la sociedad ahora que ya no gobierna, y eso está muy bien. No andaba desencaminado en algunas cosas. Es cierto que el consumismo arrastra a todos o casi todos de una manera un tanto carnívora. Y es cierto también, que en muchas ocasiones se produce porque ante la angustia y incertidumbre de que no se puede aspirar a tener una casa en la puta vida se consume cómo alivio rápido, para sentir que se tiene un poder adquisitivo. “Las cosas han cambiado, resulta curioso que un joven de hoy no puede hacer una gran inversión pero puede viajar a cualquier parte del mundo un par de veces al año y es así” (tos) Es una paradoja, tiene razón. Pero no sé,creo que las cosas van más allá…el 23 estábamos otra vez en la calle, en Barcelona, en Madrid… y seguiremos.
No he podido traerle a kaotot su pedido. Goza de buen cutis.

Y la Navidad ha seguido su camino. Y son adorables algunas cenas y fiestas en las que se da exaltación de la amistad “que tu me caaaeeess muy bien” “tu maaaasssss” “ooleee que bonito dame un abrazoooo” “y tal que es también genial ¿dónde está?” En esas arrancas a tal de dónde está y se suma al coro “tu maaasss” “feisss naviddaaasrrrrrr!!”. Y las travesías del Sahara buscando taxi, que la cosa está de nivelón pressing catch. Y son días de mirar lo feo y sacarle la lengua.

Este año, hasta he ido a la misa del gallo. Después de cuatro años fuera del barrio se me pareció bastante al anuncio de vuelve a casa por Navidad. Llegué asustada por lo que me fuera a encontrar. Volví contenta por reencontrar uno de esos amigos que una llama “amigos del alma”, tener un sitio al que regresar, y encontrar tal y cómo lo dejaste…