Eso me he levantado cantando esta mañana, al más puro estilo de cara B de cassete, comprado pirata en el mercadillo del Martes Turístico de Plasencia, habiendo sacrificado muchas de mis pagas con ese fin; ajena al problema que se le vendría al pirateo de música 20 años más tarde. Tienen suerte conmigo, lo freeke no se me pasó con la edad, y aún soy capaz de sacrificar parte de mi paga por cualquiera de los discos antiguos de los Hombres G. Aunque este comentario me ha hecho ganar algo de descrédito hoy entre mis amigos, y sin embargo compañeros, que a la respuesta de “que estás cantando”, quizás esperaban algo más cool. Sólo a Dani Martín le queda bien decir algo así, intentar cantarles de nuevo, mucha práctica de salón. ¿También te gusta Madonna y eso no? – me ha preguntado la Delos, no sé si intentando salvar mi dignidad públicamente o corroborando – le he dicho que sí. Paranoia momentánea: ¿Había cámaras en mi salón? No, no soy una fan acérrima de HG ( Maria del Mar no hace falta que intervengas en este post). Por cierto, si esto lo leyera algún sí acérrimo fan ¿me pueden aclarar porque en ese primer disco había una canción llamada “Matar a Castro” que tan curiosamente ha pasado desapercibida durante años? La letra, da cierto yuyu.

Ahora que sí ha llegado ya el frío ( …ya se está haciendo de noche…), los días cortos, la cara pálida, el café con leche ardiendo y han llegado también obsequios de Navidad de la empresa. Hoy mismo hemos tenido la entrega anual de la pieza de la panera que nunca llega. Hace unos años nos regalaron un abridor, otro año unos tapa botellas para que no se vaya el gas, este año han llegado ya las botellas. Está panera a fascículos me tiene intrigada. Estoy deseando que llegue la Navidad que viene.

Y para que veáis que soy una desgastá total, aquí va el video del día. Que da mucho para reírse, sobretodo por los gestos sufridos del guitarrista haciéndose el profundo (influencia segura de Banderas para El Camino de los ingleses), el movimiento de pies del cantante (benditos 80) y su cara de estar viendo a la Virgen en algunos momentos.