Hoy ha sido inaugurado el campo de fútbol del colegio. Así, que me ha tocado hacer incursión en el cuento familiar. Me cambio de bando en el cuento, me pongo mis mejores galas y miro. Yo no voy mucho por allí, la verdad, digamos que mi actividad y la de ellos tocan lados opuestos socialmente. Pero soy muy buena niña .Esta vez todo ha sido muy gracioso. O a mí me lo parecía. “Esa se enrolló con Pocholo” – he oído decir al grupito de tres papis jóvenes trajeaditos ellos- he buscado rápidamente a la susodicha. No la he visto. O realmente mi mente no estaba preparada para encontrarla.

Estaba prevista la presencia de Joan Laporta para tan solemne inauguración ( la verdad es que el campo está la mar de bien), pero ha tenido que irse a México lindo y querido. No sabemos porqué. (…). En su lugar ha venido Saviola. El buen hijo. No como yo, que parece que no me arreglé a la altura de las circunstancias. A su llegada, el clan recibimiento no ha tenido muy claro que decir, así, que una de las profesoras se avanza y para romper el hielo, muy mami, le ha soltado sonriente: ¡¡¡FELICIDADES!! Y le ha arreado dos besos. Ha sonreído. Es un buen nene.

Venía con su tejanito tan pancho – ¡¡¡gracias!!!-. Se parece a alguien que conozco, pero en versión atleta. Ha aguantado pacientemente a todos. En el piscolabis posterior, cuando se le ha pasado el susto, creo, de recibir los honores que le tenían preparado a Laporta ya parecía el hijo adoptivo de todos. Tiene un punto de inocencia curioso. Ha aguantado pacientemente a la comitiva (entre ellos mi padre, su amigo de la infancia y demás). Todos tenían una misión, reexplicarle sus partidos, hacerle fotos y sobrealimentarle. A mi me ha dado la risa. Y estaba intentando escabullirme del evento o observar de lejos, pero no podía evitar observar y reír, reír, reír. Saviola me miraba repetitivamente en plan “Y esta de que se ríe”, claro. No podía evitarlo “Come, hijo come” “que no has comido nada” y el en plan buen niño “ no, no…muy amable yo ahora cenaré en mi casa…”. Mi padre que sé que en el fondo se quería hacer la foto y no sabía cómo me ha pillado en huida (empezaba a pensar que parecía que me pitorreaba) … “ MI HIJA QUIERE HACERSE UNA FOTO CONTIGO” ( ¿¿¿¿¿yo??????) y ahí que hemos hecho la foto familiar de rigor, haciéndome pasar por futbolera ( YO NO VI EL MADRID-BARçA, yo no sabía quien era van Gaal hasta bufff) “Lo siento – seguía riéndome- eres muy buen niño tienes mucha paciencia” “No, si yo estoy encantado….”.