Entre el vivir y el soñar

Hay una tercera cosa.

Adivínala.